martes, 8 de mayo de 2012

Los contratiempos de gustarte varias cosas a la vez

Siempre recuerdo que cuando era niño teníamos un pequeño trozo de jardín en casa. No era gran cosa pero yo disfrutaba en él. Además de las travesuras propias de la edad como era quemar hormigas con una lupa o descuartizar gusanos, plantaba semillas en latas diminutas y contruía artilugios con palitos destinados a doblar los troncos de los árboles que crecieran. Me inspiraba para ello en una enciclopedia de la editorial Larousse que me habían regalado mis padres para un fin de curso en la primaria. Aquel artículo muy falto de fidelidad, por cierto, me acercó al mundo del bonsái. Cuando descubrí en casa de una vecina un bonsái de verdad, aquello fue el sumum y por cosas de la vida, "causalidades", aquel árbol volvió a mí muchos años después y resultó ser uno de los bonsáis más antiguos del país.
Pero no sólo leía el artículo sobre bonsáis sino que devoraba todo lo que se pusiera a mi alcance como lectura. Hasta que a los 15 años comencé a escribir.
Ambas actividades han formado parte de mi vida y las he alternado y a veces conjugado. Así surgieron libros de bonsái, artículos, guías, guiones de dvds. con demostraciones de grandes maestros y conferencias y talleres y un largo rosario de etcéteras.
¿Por qué explico todo ésto? Porque en esta etapa estoy inmerso, dentro del poco tiempo que tengo, en acabar   varias novelas además de Yo, Úrsula que ya está publicada. No he dejado de trabajar en bonsái, ni de dar clases, ni de hacer talleres pero he restringido el tiempo que dedico a publicar en el blog y en la página de la escuela. Por ello pido disculpas a quienes vienen visitando este blog y a veces no encuentran posts nuevos. En estos momentos quiero darme un poco de tiempo para publicar mis libros. Por ello si alguno de vosotros que os agrada el bonsái también os agrada leer, podéis encontrarme en el otro blog: http://richarelatos.blogspot.com.es/


No creo que yo sea el único loco al que le agradan las dos cosas...

No hay comentarios: